Las ideas

KFC adapta sus menús a los jefes de sus clientes.

¿Y si en un abrir y cerrar de ojos, podríamos ofrecerle el menú que mejor se adapte a sus necesidades? Esto es un poco de lo que KFC ha estado proponiendo durante algún tiempo en China. La famosa cadena de comida rápida especializada en pollo ha creado máquinas que utilizan el reconocimiento facial para ofrecer menús adaptados a cada cliente.

Al analizar su rostro, el sistema podrá identificar varios datos cruciales en la selección del menú, como su edad, género y estado de ánimo. El primer restaurante en este esquema abrió en Beijing. KFC colaboró ​​con Baidu, el famoso motor de búsqueda chino, que permitió que esta operación viera la luz del día. Por ejemplo, KFC ofrecerá a un niño de 20 años una hamburguesa de pollo crujiente y una Coca para almorzar. A una mujer de 50 años se le ofrecerá gachas para el desayuno y leche de soja.

Una idea sorprendente que podría revolucionar la forma en que hacemos pedidos en comida rápida. Sin embargo, tenga cuidado de no estigmatizar a los clientes de acuerdo con su estado físico, ya que en este caso la elección de los menús puede ser desconcertante rápidamente ...