Meditación de Plenilunios

Meditación de Plenilunios

Ver Tabla de Lunas

La meditación es un potente método para el servicio a la humanidad cuando la mente se emplea como un canal para la recepción de energías de luz, amor y voluntad al bien, y su dirección hacia el interior de la conciencia humana. Y el momento de la Luna Llena cada mes ofrece la mayor oportunidad para que la meditación, particularmente en forma grupal, sea utilizada como un medio de cooperación con el Propósito o Plan divino para nuestro mundo.

Las energías que son asequibles exclusivamente en la Luna Llena (siempre que hayan sido correctamente comprendidas, recibidas y transmitidas en meditación) pueden ser fundamentales para ayudar a la humanidad a avanzar hacia su meta espiritual, como centro de conciencia integrado y alineado en el cuerpo de Aquel en Quien vivimos, nos movernos y tenemos nuestro ser. Este es el objetivo esencial de los encuentros mensuales de meditación de la Luna Llena.

Preguntas y Respuestas

¿Qué tiene que ver la Luna Llena con esto?

Las energías de luz, amor y voluntad al bien están siempre asequibles para quienes se pongan en contacto con ellas en la meditación. Pero como en todos los aspectos de nuestra vida planetaria, hay ciclos de flujo y reflujo con los que pueden cooperar conscientemente, tanto los grupos como los individuos. Uno de los mayores ciclos de energía coincide con las fases de la Luna, alcanzando su cima, su marea alta, en el momento de la Luna Llena. Este es un tiempo, por tanto, en que la canalización de energía, mediante la meditación en grupo, puede ser especialmente efectiva.

La Luna por sí misma no posee influencia sobre el trabajo; pero la cara plenamente iluminada de la Luna indica una alineación libre y sin impedimentos entre nuestro planeta y el Sol, el centro solar, la fuente de energía de toda vida en la Tierra. En tiempos así, podernos realizar un definitivo acercamiento a Dios, el Creador, el centro de vida e inteligencia. Que la comprensión de esto forma parte del antiguo entendimiento intuitivo de la humanidad, queda patente por las muchas festividades religiosas que están datadas con referencia a la Luna o a una constelación del zodíaco. La Ley de los Ciclos esotérica, la ley que está simbolizada por el crecimiento de la Luna hasta llegar a su brillo pleno, seguido por su mengua, afirma que podemos cooperar conscientemente con el flujo de las energías espirituales:

"La meditación del alma es de naturaleza rítmica y cíclica como lo es todo en el cosmos. El alma respira y su forma vive por ello. La naturaleza rítmica de la meditación del alma no debe ser pasada por alto en la vida del aspirante. Hay un flujo y reflujo en toda la naturaleza, y en la marea del océano vemos la maravillosa representación de una ley eterna. (...) la idea de la respuesta cíclica al impulso del alma se halla detrás de las actividades de la meditación matutina, del recogimiento del mediodía y de la recapitulación vespertina. En los aspectos de Luna Llena y Luna Nueva tenemos un mayor flujo y reflujo." Alice A. Bailey

¿Cómo se puede participar en este servicio mundial?

Actualmente innumerables grupos de servicio grandes y pequeños, se encuentran regularmente cada mes por todo el mundo en el momento del plenilunio para el trabajo de meditación. Es útil comprender que tales encuentros para la meditación grupal como servicio a la humanidad han sido celebrados durante muchas décadas. De modo que el trabajo no empieza desde cero cada mes o cada año. A través de los años se ha creado un canal grupal, utilizable para la distribución de energía que, continuamente, crece y construye sobre lo que ha sido realizado, y que requiere en todo momento por nuestra parte una comprensión más profunda y una acrecentada capacidad para penetrar en nuevos niveles de conciencia, elevando así la conciencia de la humanidad en su conjunto, aunque sea en una fracción no mensurable.

Es comprensible que esto resulte difícil para los recién llegados. Pero con el énfasis puesto en la contribución que cada uno puede realizar en la meditación, y en vista de la naturaleza grupal de este trabajo, que incluye individuos en diversos niveles de desarrollo y comprensión, fusionados a través del esfuerzo grupal en una unidad de funcionamiento, puede mantenerse un grupo abierto en condiciones fluidas, sin que el poder del canal grupal resulte afectado, al mismo tiempo que se ofrece la oportunidad, a aquellos que quieran, de contribuir en lo que puedan. En otras palabras, venimos a dar, no a recibir.

Es útil tener cierto entendimiento de las cualidades espirituales particulares y las oportunidades que se nos ofrecen mediante el signo astrológico del momento. Así, aunque los factores astrológicos no son el foco de atención de los encuentros, resulta de ayuda ser consciente de las influencias generales y persistentes al adentrarnos en su órbita, así como el volverse sensible e intuitivo a los cambios en el énfasis, de acuerdo al desarrollo del trabajo planificado de la Jerarquía y las condiciones variables creadas por la humanidad.

¿Qué otras cosas debo tener en cuenta?

Sin embargo, tenemos siempre en mente tres factores vitales:

1. El trabajo que realizamos se basa en el hecho fundamental del esoterismo como ciencia de la energía, que reconoce que todo es energía y que la energía sigue y se conforma al pensamiento.

2. También está basado en lo que ha sido la idea central del esoterismo: que incluso el más pequeño átomo de sustancia contiene en sí mismo, aquello que puede responder a la energía y estímulo espirituales.

3. Un pasaje del libro del Discipulado en la Nueva Era proporciona el marco humano y planetario dentro del que tiene lugar nuestro trabajo:

"El efecto de la meditación humana, actualmente, consiste en cambiar las condiciones, invocar potencias espirituales más elevadas, trabajar con concentración, tanto vertical como horizontalmente, en el mundo de los hombres y en el Reino de Dios. Esta actividad vertical y horizontal contiene el secreto de la meditación creadora. Invoca las energías superiores, y crea ese canal de contacto entre alma y espíritu. Esto se lleva a cabo mediante lo que he llamado "meditación vertical". Es también evocadora y crea un fermento o movimiento dinámico en el nivel del ser que debe resultar afectado o cambiado, y este es el aspecto horizontal. Tanto la actividad horizontal como la vertical son descriptivas del método de invocación y evocación, tal y como lo emplean los grupos de enlace entre los diversos centros planetarios." Alice A. Bailey

En la Nueva Religión Mundial "la ciencia de invocación y evocación tomará el lugar de lo que ahora llamamos "plegaria" y "adoración". Cada período de Luna Llena o Festival espiritual será un momento definido de invocación grupal enfocada y para ello trabajamos. De todas las lunas llenas del año hay tres que son de la mayor importancia espiritual, concentradas en tres meses consecutivos y conduciendo, por tanto, a un prolongado esfuerzo espiritual anual que afectará al resto del año.

1. El Festival de Pascua, Luna Llena de Aries.

2. El Festival de Wesak, Luna Llena de Tauro.

3. El Festival de Buena Voluntad, Luna Llena de Géminis.

"Tres Festivales Espirituales son ya celebrados en todo el mundo, aunque todavía no están relacionados entre sí. Se acerca la hora en que los tres Festivales se celebrarán simultáneamente en todo el mundo, y gracias a ellos, una gran unidad espiritual será lograda y los efectos de la gran Aproximación, tan cercanos a nosotros ahora, se estabilizarán por la invocación unida de la humanidad.

Las restantes lunas llenas constituirán Fiestas Menores pero serán reconocidos también como de vital importancia. Establecerán los atributos divinos en la conciencia del hombre, tal y como los tres Festivales Mayores establecen los tres aspectos divinos (...) Así, las doce Fiestas anuales constituirán una revelación de la divinidad." Alice A. Bailey