Curso: Introducción a las enseñanzas de Krishnamurti

Unidad 9

Comprendiendo la Muerte



"La muerte no es lo contrario a la vida, no es la negación de la vida, es la continuación de ésta."
- Krishnamurti


La muerte significa renovación, una total mutación en el cual los pensamientos totalmente ya no funcionan. Los pensamientos son todo lo viejo ya que se forman a partir de la actividad de la memoria, y en la memoria únicamente se encuentran todas las experiencias viejas. Pero cuando hay muerte hay algo totalmente nuevo.

Estamos acostumbrados a ver a la muerte como un evento final cuando debería ser un evento a cada momento de nuestra vida. Si esto fuera posible entonces siempre estaríamos viviendo la vida de una manera fresca, inocente y sin ningún tipo de problemas psicológicos.

Para ilustrar un poco podemos recurrir a ejemplos que los vemos constantemente ya sea a nuestro alrededor o a través de documentales televisivos donde personas que han sufrido algún tipo de accidente grave y estuvieron a punto de perder sus vidas, cambiaron radicalmente sus vidas valorando ahora aquello que antes no le daban su debida importancia tal como su familia, su salud, su tiempo, su vida misma y dejando atrás sus obsesiones y sus móviles egoístas. Se puede decir que empezaron a vivir de nuevo como si fuera otra persona, con otra visión de la vida después de haber experimentado "la muerte". Naturalmente no me refiero a una experiencia esotérica de la muerte, sino a una muerte psicológica, a un momento donde se evalúa todo lo anterior poniéndolo punto final para volver a comenzar de una fresca pero conservando la experiencia pasada.

En el caso anterior es como si esta persona hubiese vivido dos veces con un mismo cuerpo físico. Ahora la pregunta es, tendremos que esperar a que nos ocurra un accidente o algo similar para que volvamos a nacer en vida? Será posible que por nuestra propia voluntad podamos vivir no solo dos vidas en una, sino cientas o miles de vidas con un mismo cuerpo? Ahora podemos complicar la cosa un poco más haciéndonos la siguiente pregunta: Será posible aplicar la muerte a cada instante de nuestra vida de modo que nada acumulemos y que vivamos en el eterno presente y por lo tanto alcancemos la inmortalidad en vida?

Naturalmente existe la muerte física del organismo, pero ya habíamos visto anteriormente que nosotros no somos el vehículo físico (ni el emocional y mental). Son solo los vehículos de expresión del alma por un determinado tiempo para obtener las experiencias necesarias en esos tres mundos. La muerte es sabiamente aplicada por la naturaleza de modo que se da un punto final a toda la acumulación que hemos hecho de nuestras tendencias, placeres, hábitos, idiosincrasias, experiencias, etc, etc. Para que en un futuro regresemos nuevamente al plano físico de una forma renovada, nueva y con una nueva oportunidad de aprendizaje. Se imaginan qué pasaría si no existiese la muerte tal y como la conocemos? Nuestros patrones mentales y emocionales estarían tan "endurecidos" que no tendríamos oportunidad de evolucionar como sociedad ni como individuos. Sería una resistencia completa al cambio.

La muerte no es lo contrario a la vida, no es la negación de la vida, es la continuación de ésta.

Si entendemos a la muerte desde su verdadero ángulo nos daremos cuenta de su tremenda importancia y estaremos dispuestos a aplicar en nuestra vida la muerte a todo lo viejo, a todo lo que nos ata al plano material, dar muerte a nuestros deseos egoístas, dar muerte a nuestro sufrimiento, a nuestros miedos, etc.

Todo en la naturaleza y en el universo, está regido por los ciclos de vida y muerte, donde ésta ultima es la renovación de la primera.



INDICE             Unidad 10